Frankentourismus

Eichstätt

Agraciada.Barroca.Variada.

eichstatt_dom_mortuarium.jpg

Esta pequeña ciudad en el corazón del parque natural Altmühltal, es una joya barroca. Los obispos-príncipes que aquí gobernaron, hicieron que sus arquitectos los rodearan del esplendor y magnificencia sureñas. Hoy, los habitantes de la ciudad, sus estudiantes y sus visitantes, llenan de vida su belleza pétrea.

El barroco de Eichstätt emociona con su ligereza: la plaza de la Residencia con su fuente decorada de angelotes, envuelve elegantemente el palacio de los antiguos obispos-príncipes. Esta plaza cuenta entre una de las más bellas de Europa. En la Residencia el visitante puede admirar en la soberbia Sala de los Espejos y la elegante escalinata la amplitud de oros y estucos.

Para los amantes del arte religioso la ciudad episcopal guarda grandes iglesias y pequeñas capillas, góticas o barrocas, sencillas u ostentosas. La Universidad Católica de Eichstätt-Ingolstadt presta su joven espíritu a la ciudad barroca, con sus estudiantes y su moderna arquitectura de renombre.

En verano puede uno pasearse comiendose un helado por las suaves orillas del Altmühl, desde donde se observan las nobles fachadas de las casas del casco antiguo o los prados junto al río y se descubre así una nueva perspectiva de la ciudad. Eichstätt ha obtenido fama mundial por los sensacionales descubrimientos de fósiles en las cercanas canteras del Jura. La ciudad se presenta tan diversa como las placas calizas de millones de años de edad: descubrir cosas nuevas y admirar las antiguas.


Loading...