Frankentourismus

Rothenburg ob der Tauber

Trago maestro. Romanticismo. Magia.

rothenburg_stadtmauer.jpg

Vivir la historia alemana de forma entretenida o dejarse arrastrar por sentimientos románticos - protegidas por una poderosa muralla, las encantadoras plazas y callejuelas de Rothenburg guardan muchas sorpresas. "Es como lavar el alma", dijo un visitante japonés muy viajado durante un paseo por la ciudad y el valle del Tauber - y uno sólo puede estar de acuerdo con él.

Desde luego no es una coincidencia que en Rothenburg o.d. Tauber, se crucen la Ruta Romántica y el Camino de los Castillos. Ambos están entre las rutas turísticas más antiguas y populares de Alemania y la ciudad también le debe a este hecho su reconocimiento en todo el mundo.

Ciertamente, Rothenburg o.d.Tauber ha puesto telón de fondo a numerosas películas históricas y sus ciudadanos están ligados a la Historia de formas diversas – de ello nos hablan museos tan extraordinarias como el Museo de la Ciudad Imperial, el Museo Medieval del Crimen o el Museo Alemán de Navidad. Pero sólo el que se haya perdido por la ciudad y tomado una copa del formidable vino de Franconia en uno de los locales tradicionales de la ciudad, habrá experimentado la verdadera magia de Rothenburg.

En la historia de Rothenburg el vino efectivamente juega un papel fundamental - al menos si usted cree la anécdota que año tras año se cuenta en el llamado “Trago Maestro”: Durante la Guerra de los Treinta Años, el general católico Tilly tras tomar la ciudad decidió incendiarla y saquearla. Para tratar de aplacarlo, el Consejo de la ciudad le ofreció el “trago de bienvenida”, una enorme copa en la que cabían 13 “Schoppen” (vasos de vino), es decir, 3 litros y cuarto. Tilly dijo que si alguien era capaz de apurar el vaso de un solo trago, prescindiría del saqueo de la ciudad. El antiguo alcalde Nusch lo logró y así salvó la ciudad.


Loading...